El muro. (Parte vii y final).

Leer →
—Sabes que siempre confié en ti —le dijo al ministro de Interior, una vez todos se hubieron marchado—. Sabes que todo lo que hice te l...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

Recuérdame mi profesión.

Leer →
«Pareces cansado, ¿dónde estuviste ayer?» Fue, tal y como puede observarse, una frase sin más, una simple pregunta que me hizo reflexio...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El muro. (Parte vi).

Leer →
—La gente intenta escapar, lo sabe, ¿verdad? Hacen agujeros en el muro, o más bien lo intentan. Lo construyó sólido —lo dijo como un ...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El día del tren.

Leer →
Había una vez una tierra muy lejana donde vivía poca gente. Allí nadie iba porque nadie podía llegar. Estaba aislada, separada, aba...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El muro. (Parte v).

Leer →
La secretaria entró nuevamente en el despacho del presidente tras llamar insistentemente a la puerta. —¿Está usted ahí? —preguntó...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

El muro. (Parte iv).

Leer →
El presidente se levantó de su silla y se dirigió al sofá que decoraba el despacho. «No soy vanidoso», pensó cuando miró el retrato d...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

España, 13, Carrer del Percebe. (Parte ii y final).

Leer →
El caso es que algunos de los que vivían allí, me refiero al ático con solárium y ascensor de uso exclusivo, además de otras… bagat...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments

España, 13, Carrer del Percebe. (Parte i).

Leer →
No es sencillo vivir en este bloque de pisos. Es una comunidad extraña y confusa, y, aunque ahora algunos la denominen plurinac...
Publicado por : rubén cabecera soriano
0 Comments